miércoles, 4 de noviembre de 2009

Spice, cannabis legal de diseño que se vende como incienso


Muchos países europeos venden libremente a través de Internet o tiendas especializadas un producto comercializado como incienso herbal, pero que en la práctica se consume como sustituto del cannabis.

Fuente: elconfidencial.com
Autor: Raquel Guerra

Muchos países europeos venden libremente a través de Internet o tiendas especializadas un producto comercializado como incienso herbal, pero que en la práctica se consume como sustituto del cannabis. El Spice es en realidad una droga de diseño que ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias europeas, y que parece tener un efecto más potente y más tóxico que el Tetrahidrocannabinol (THC), sustancia psicoactiva del cannabis. España, de momento, no la ha ilegalizado.

Spice se presenta como un incienso que “libera una fragancia relajante al quemarse”, que no es otra cosa que cannabinoides de síntesis, lo que ha hecho que la gente lo consuma en forma de tabaco.

La publicidad habla de una combinación de plantas y extractos aromáticos bajo una advertencia: “No ingerir. No fumar. Es sólo incienso”. La marca señala que su contenido procede del ginseng siberiano, el loto azul, la scuttelaria, la oreja de león, la pedicularis densiflora, el loto rosa, la maconha brava y la guija de playa. Su precio medio ronda entre los 5,50 euros y los 40 euros por bolsita de 3 gramos, según la página o comercio que la distribuya.

La alarma saltó a finales del año pasado cuando el laboratorio alemán THC Pharm analizó la composición de esta gama de productos y constató la presencia de un cannabinoide de síntesis, el JWH-018. Más tarde, otros laboratorios hallaron otro tipo de cannabinoides como el CP 47497 o el HU-210.

En España aún no han saltado las alarmas, aunque empieza a estar en conocimiento de las autoridades nacionales y regionales a raíz del informe que difundió a finales de este verano el Observatorio europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

‘Colocones’ legales para rato

Este fenómeno de drogas de diseño fumables trae de cabeza a las autoridades sanitarias europeas, porque hasta que no se proceda a incluir la composición de sus principios activos en las listas de productos estupefacientes, no se iniciará el protocolo para ilegalizarlas. Y es ahí donde reside la artimaña de los laboratorios que las fabrican.

La alerta a nivel europeo ha provocado que muchas páginas web hayan dejado de vender el producto tal y como se dio a conocer. La persecución de otros tipos de cannabinoides de síntesis, estimados en más de un centenar, puede dilatarse in extremis porque se comercializan bajo múltiples nombres: scope, galaxy gold, earth impact, etc.

El Observatorio europeo de las Drogas y las Toxicomanías viene informando regularmente sobre las particularidades del Spice desde hace casi un año. A medida que se ha ido investigando, también se ha comprobado que contiene sustancias con un gran potencial de adicción y cuatro veces más tóxicas que el cannabis.

La Oficina Federal Alemana de Investigación Criminal (BKA) puso de manifiesto que la inhalación de la sustancia psicoactiva CP 47497 tiene un primer efecto de desinhibición y euforia, para provocar después un estado de cansancio profundo. Además, el BKA advierte de efectos secundarios como angustia, nauseas, miedo, pérdida de conciencia y cambios de ánimo. Pero por el momento, sólo se dispone de estudios clínicos aislados de equipos de investigadores o de organismos regionales.

A medida que se han ido identificando más principios psicoactivos de diseño, algunos países europeos los han ido incluyendo en sus listas de estupefacientes. Alemania fue el primer país de la UE en hacerlo el pasado mes de enero. Austria, Francia, Luxemburgo, Polonia, Estonia, Finlandia y Suecia se fueron sumando en los meses posteriores. Reino Unido tiene previsto prohibir el producto a finales de este año.